Mi día a día con el SPP (Síndrome Post Polio)

Mi día a día con el SPP (Síndrome Post Polio)
Mi día a día con el Síndrome Post Polio (SPP)

miércoles, 13 de octubre de 2010

Réquiem por un alma bella



Hoy es un día muy triste para mí porque esta mañana ha muerto una amiga muy querida. Pero también es alegre porque por fin ha terminado su sufrimiento. Aún así, duele tanto... Duele el saber que no podré oír nunca más su voz al otro lado del teléfono, que ya no habrán más veranos de alegres reencuentros, ni besos, ni "tiradas de tarot" buscándole a la pareja perfecta (cualquier excusa era buena para pasar una tarde divertida) ni más copas de cava ni chocolate a escondidas... (siempre la maldita dieta) Duele. Duele mucho.

Mañana a medio día le diré mi último adios a su cuerpo, ese cuerpo que llegué a amar desde el primer momento que la conocí, pues sin saber cómo ni por qué, nos hicimos amigas en una tarde compartiendo una conferencia con merendola incluida y ya no nos volvimos a separar. Era como si nos conociésemos de toda la vida. Yo iba con una amiga y a pesar de mi timidez innata me acerqué a ella porque la vi en un pequeño apuro, y ella, tan tímida como yo, aceptó nuestra ayuda entre risas y frases hilarantes, para hacer de esa situación complicada una cosa de lo más cómica y divertida. Y doy fe de lo bien que nos lo pasamos esa tarde las tres juntas. Y de eso hace tan solo cuatro años...

Quisiera poder hacerle un pequeño homenaje por tantas risas compartidas, tantas conversaciones, tantos llantos... Pero no soy poeta, ni escritora, ni música... Solo sé que la quiero y que siempre la llevaré en mi corazón.

Hasta siempre mi querida amiga Montse. Muchas gracias por haber compartido conmigo un trecho del camino. Te quiero, no lo olvides.


Dios de mi corazón, Dios de mi comprensión,
Dígnate a acoger a mi amiga en Tu Luz
A fin de que su alma renazca en el mundo espiritual
Y more en la Paz Profunda hasta su próxima encarnación.
Gracias Padre porque sé que me has escuchado...

Vuela mi dulce amiga...
Vuela con tu cuerpo de Luz Infinita
Ya libre de toda atadura y dolor.
Vuela alto mi niña
Y no mires atrás...

Leonor