Mi día a día con el SPP (Síndrome Post Polio)

Mi día a día con el SPP (Síndrome Post Polio)
Mi día a día con el Síndrome Post Polio (SPP)

sábado, 30 de octubre de 2010

Intentando recomponer mis vestiduras...


He pasado una semana de lo más triste y melancólica sin tener ganas de nada. Tan pronto veía en la muerte mi mejor amiga y compañera, como tan solo de pensar en irme con ella... ya era suficiente motivo para desear seguir aquí con todas mis fuerzas. Porque todavía me quedan muchas cosas por vivir, aprender y conquistar.

Por fin ayer, ese aislamiento autoimpuesto para poder llegar al fondo de mí misma, las pastillas y el sueño profundo, hicieron su efecto y otra vez empecé a ser nuevamente yo. Pero muy poco a poco... De entrada, salí a la calle y me compré un vestido para verme bonita. Ya puestos, me senté en una terracita con mi marido a tomar un aperitivo al solete, pues ese solecito de otoño es un verdadero bálsamo para mis huesos y mi alma. Pero... (siempre tiene que haber un pero) Hoy ya no me puedo mover.

Esta mañana me levanté bien, y aprovechando el solecito que hacía me cogí un libro y me fui a la terraza a leer. Me parecía mentira volver a disfrutar de nuevo de una buena lectura sin pensar en nada más, simplemente ser consciente del aire... del calorcito del sol en mi cara... de la "aventura" que estaba leyendo... Cuando de pronto un suave dolor empezó en mi cadera. No quise hacerle caso pensando que eran manías mías y cambié de postura. Pero no cesaba... al contrario, cada minuto que pasaba se hacía más intenso. Tanto, que cuando me quise levantar para cambiar de silla e ir a comer ya no me podía mover.

Estoy justo como hace un año: Sin poder sentarme y con un dolor terrible de cadera que me baja hasta la rodilla. Han pasado varias horas y a pesar de estar en cama (escribo tumbada) con el parche de morfina y con un par de pastillas en mi cuerpo, el dolor no cede, sino que cada vez es más intenso y cada movimiento que necesito hacer es como si se me rompiera la cadera.

El año pasado también por estas fechas y ante los mismos síntomas, lié la de "San Quintín" insistiéndole a los médicos para que me mirasen a fondo e hiciesen algo para terminar con este tormento. Consulté con varios y me hicieron toda clase de pruebas (incluso repetidas para que me callase) y al final el resultado fue el mismo con todos ellos: "No se te puede tocar. No podemos hacer nada porque si te tocamos te rompemos, pero tranquila, que la cadera todavía no está rota"  

Y ahora, ¿cuánto aguantará?  porque el dolor es como si se estuviese rajando, imposible moverla ni sentarme. Pero la pregunta del millón es ¿cuánto aguantaré yo?  Porque así es imposible salir del pozo y estar alegre y con ganas de hacer cosas. Tenía previsto empezar a hacerles terapia regresiva a varias personas que me lo habían pedido hacía tiempo, pues pensé que sería una buena oportunidad de sentirme útil y de ayudarme a apaciguar el dolor por la pérdida de mi amiga... Pero ahora me es imposible. Al menos hasta que me pueda sentar. La vez pasada me tiré así tres meses y solo de pensarlo se me pone la piel de gallina. ¿Cómo levantar cabeza si no puedo hacer nada? ¿acaso mi futuro es estar inmóvil? ¿Cuándo encontrarán una solución a todos estos problemas? ¿Estaremos todavía vivos cuando la encuentren? Me temo que no. Los años pasan rápidos y somos una generación ya mayor y muy masacrada por el virus de la polio. Respecto al SPP... quién sabe lo que es y hasta dónde puede llegar...

No es mi intención alarmar a nadie ni despertar compasión. Escribo mis síntomas porque es precisamente por ello que creé este blog, porque echo de menos el saber cómo lo están viviendo los demás, qué sienten, qué síntomas, problemas, o lesiones se les presentan... Y qué hacen para sobrellevarlos o eliminarlos. Porque en este tema me siento muy sola e incomprendida por los de mi alrededor.

Un abrazo con todo mi cariño,

11 comentarios:

  1. Leonor preciosa te envío toda la energía positiva posible y un enorme abrazo con todo mi cariño.
    Ojala mejores pronto .
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Mira Leonor, yo puedo comprenderte en tu dolor aunque no lo padezca, fíjate que apenas una lumbalgia dos veces al año me deja sin ir a trabajar por unos días, así que imagino tu dolor y desesperación por solo imaginar cuanto durará, mi propio padre sufrió dolores de huesos muchísimos años, yo misma lo he visto apretar una sabana por los dolores, ni la morfina se los calmaba el ultimo tiempo, ASÍ que te comprendo perfectamente, ese tipo de dolores van y vienen es por eso que tristemente lo volves a tener.
    Se que pedirte que no aflojes ahora es en vano, también se que tendría que darte ánimos...pero hoy solo puedo acompañarte desde mi cariño y mi oración de esta noche que sera solo y exclusivamente para que cesen esos putos dolores.

    Ya sabes, te quiero y aunque la distancia sea mucha, jamas te olvido y te imagino aunque no conozca tu rostro.
    Besos♥
    Tere.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias mis queridas Anusky y Tere. Sé que me tenéis mucho cariño y que pensáis en mí, por eso no dudo ni un instante de que toda la energía que me enviáis me llega a raudales, pues si no fuese así, seguro que estaría muchísimo peor. Ni los médicos saben por qué todavía sigo en pie, pero este es nuestro secreto... jejeje...

    Un abrazo bien grande para ambas con todo mi cariño. Yo también os tengo en mis oraciones.

    ResponderEliminar
  4. Hola Leonor, yo deseo te mejores cuando antes y todo pase lo mas pronto posible.
    que tengas una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ricardo, eres un sol!

    Un abrazo con cariño,

    ResponderEliminar
  6. Mi niña, te tengo en un abrazo constante para reconfortar tu cuerpo y tu espíritu. Te acompaño cada día en silencio para calmar tu dolor y distraer tu mente. Yo, sí yo, con mis escasas fuerzas te mando un raudal de energía que sé que tú sabes reconducir.

    Te veo al sol, leyendo y soñando y viviendo y sonriendo.

    Besos desde el corazón.

    ResponderEliminar
  7. Te envio estas palabras para que sepas que como te dije esta mañana que en cuanto llegase a casa entraria en tu blog y te leeria y cumpli mi palabra .Poco a poco ire leyendo todo lo que tienes pero lo que he leido hasta ahora considero que eres una mujer con una fuerza barbara .Tambien he visto y leido tu viaje y lo que mas me ha hecho ilusion es poder ver tu cara y saber que a partir de ahora cada vez que coincidamos al hablar podre poner un rostro que hasta ahora era imaginario .Sigue igual y no cambies y veras como dentro de poco podras volver a levantarte y dejar la cama que lo unico que sirve es para dormir jajajajaja.Guapisima espero estar en contacto contigo y seguir leyendo poco poco y asi poder conocerte mejor ,tus miedos ,tus ilusiones,tus preocupaciones .Te mando mucha ENERGIA Y UN BESO GRANDE GRANDE.
    Con cariño: PILI

    ResponderEliminar
  8. Qué os puedo decir mis queridas Perséfone y Pili. Me habéis emocionado como no tenéis ni idea. A ninguna os he visto en persona pero os siento tan cerca... y os quiero un montón.
    A Perséfone la conozco desde hace un tiempo y le tengo un cariño especial, y a ti Pili, aunque te parezca extraño por las poquitas veces que hemos hablado también te lo tengo, pues despides tanta paz y alegría, que ha sido un verdadero placer dar contigo. Hoy me ayudaste como no tienes idea. Gracias, desde el fondo de mi corazón, por ello, y por las palabras tan amables y cariñosas que me has dejado aquí, en mi pequeño rincón.
    Y gracias a ti también mi querida Perséfone por estar siempre a mi lado cuando más lo necesito y respetar mis silencios y lejanías.

    Un abrazo bien grandote para las dos con todo mi cariño,

    ResponderEliminar
  9. Que persona tan admirable.

    ResponderEliminar

Dejame tu opinión o mensaje, no seas tímido...