SPP

Este blog es mi experiencia personal al convivir día a día con esta enfermedad: El Síndrome Post Polio (SPP)
Una enfermedad sin pies ni cabeza que trae locos a los médicos y sobre todo, a nosotros, que somos los que la padecemos, y que hasta que no nos "etiquetan" nos tratan de locos porque según ellos todo es psicológico y cosas de la edad....
Mi intención con estos escritos es describir cómo me siento, y sobre todo, saber cómo la viven y sienten los demás... Por eso os pediría que me dejéis comentarios diciéndome cómo os sentís vosotros... Cómo lo vivís... Muchas gracias.

martes, 1 de diciembre de 2009

En qué me afectó el SPP... O cómo empezó todo...


El virus de la polio me atacó cuando tenía 6 meses afectando mis caderas y piernas, sobre todo la izquierda, pero por suerte respetó mis brazos y manos. Como podéis imaginar a partir de ahí todo fueron médicos... operaciones... rehabiitación... etc. hasta que cumplí los diecisiete años, fecha en la que por fin los médicos dieron por terminado su trabajo y ya pude hacer una vida de lo más normal dentro de mis posibilidades, pues desde los 5 años conseguí andar sola, sin bastones, aparatos, ni nada por el estilo.

Me casé, tuve una hija preciosa y conseguí un buen trabajo que me encantaba y con el que me sentía muy realizada. Pero todo esto cambió hace unos cinco años, aunque el principio del proceso lo tenemos que buscar unos años antes, cuando me faltaba poco para cumplir mis cuarenta "noviembres" .

Todo empezó con una caída tonta tras otra que hacía que se me rompiera la rodilla cada vez que tocaba el suelo. Pero me recuperaba y seguía adelante con mi vida... Hasta que un buen día sentía tanto dolor en todo mi cuerpo (sobre todo en la espalda) y tanta debilidad, que no podía apenas moverme. En un principio lo achaqué a cansancio, pero después de una temporada de baja laboral, la sorpresa fue mía cuando vi que los síntomas, en vez de mejorar empeoraban. Y ahí fue cuando por primera vez mi médico de cabecera me habló de una cosa nueva que llamaban Síndrome Post Polio y me instó a buscar información por internet, pues los demás médicos que me visitaban -traumatólogo, reumatólogo y fisioterapeuta- cuando les comenté el tema me trataron de fantasiosa y me dijeron que eso no se sabía todavía ni lo que era ni si en realidad existía...

Pero el colofón de mi declive lo puso otra nueva caída que me rompió la que hasta ese momento habia considerado mi pierna "buena", siendo así que me dejó en silla de ruedas porque ya no pude recuperar su fuerza ni movilidad por más que lo intenté. Si hubieron unos meses en los que conseguí andar nuevamente pero con bastones, pero al cabo de poco tiempo los dolores eran tan intensos y mi deterioro tanto, que al final me quedé en silla de ruedas eléctrica, pues soy incapaz de manejar una manual porque incluso mis brazos y manos se han visto afectados por una debilidad asombrosa que me impide hasta sostener un libro para leer.

Ni que decir tiene que tuve que dejar mi trabajo y por suerte (pues hay personas que no lo consiguen) me concedieron una Invalidez, pero esto me supuso entrar en una gran depresión y tener que amoldarme a otro tipo de vida.

He conseguido dejar atrás la "depre" gracias a mis buenas amigas que no me han dejado sola en ningún momento, pero mi calidad de vida a menguado tanto, que a veces me es muy difícil mantenerme a flote y no caer de nuevo en sus garras.


La Invalidez no me la concedieron por padecer el SPP, pues en mis informes médicos no aparecía para nada, tan solo ponían "Secuelas de Polio" sino, por todos los síntomas o enfermedades que desde entonces arrastro: Fibromialgia, atrosis, artritis reumatoide, osteoporosis, síndrome del túnel carpiano (gracias a los bastones) calcificación de los tendones de ambos hombros (gracias a la silla de ruedas manual) etc.

Actualmente mis dolores son tan grandes que solo menguan con parches de morfina, pues las pastillas son como caramelitos de menta para mí. Y me paso tanto tiempo en cama por no poder ni estar sentada, que ya me está cogiendo complejo de "Reina de Saba" o de "Cleopatra" Aunque dudo que ellas tuviesen tanto tiempo libre y estubiesen tumbadas todo el día como yo jejejeje....

Y aquí estoy... Intentando pasar los días sin volverme loca y dándole un poco de publicidad al asunto para que no se olviden de nosotros e investiguen para que podamos tener una mejor calidad de vida, pues en un periodo de cinco años, he pasado de tener un 37% de minusvalía, a tener el 87 % y con necesidad de tercera persona para algunos de los actos más esenciales de mi vida. Pero me resisto a dejar que mi cuerpo se deteriore más. Sé que si ha de suceder no lo podré evitar, pero al menos no me estaré callada dejando que me digan que el SPP no existe, que solo es un envejecimiento normal del cuerpo. ¿Normal? ¡Si mi madre con 79 años todavía usa tacones y va a bailar todas las semanas!...


Mil besitos wpeton@s,