SPP

Este blog es mi experiencia personal al convivir día a día con esta enfermedad: El Síndrome Post Polio (SPP)
Una enfermedad sin pies ni cabeza que trae locos a los médicos y sobre todo, a nosotros, que somos los que la padecemos, y que hasta que no nos "etiquetan" nos tratan de locos porque según ellos todo es psicológico y cosas de la edad....
Mi intención con estos escritos es describir cómo me siento, y sobre todo, saber cómo la viven y sienten los demás... Por eso os pediría que me dejéis comentarios diciéndome cómo os sentís vosotros... Cómo lo vivís... Muchas gracias.

jueves, 24 de diciembre de 2009

Bon Nadal


Bueno amigos... Ya llegó la Navidad.

Dentro de unas horas me reuniré con la familia de mi esposo; mañana estaré con mi hija y unos amigos, y pasado (en Cataluña también es fiesta e igual de importante que el día 25) nos reuniremos con mi familia.

Pero la verdad es que a pesar de que me encanta la Navidad y me divierte poder reunirme con las personas que quiero, mi cuerpo no se ha enterado y sigo en cama a la espera de que llegue mi marido y me ayude a ducharme y vestirme. Pero si os soy sincera os diré que no tengo ningunas ganas de nada, pues solo de pensar en levantarme y tener que arreglarme, ya me entran todos los males.

Y es que esta mañana me llevé otro susto al querer moverme y no poder. Mis brazos se resistían a realizar cualquier movimiento. Era como si se hubiesen desconectado de mi cuerpo y no recibiesen las órdenes de mi cerebro. Menos mal que al cabo de una hora logré que reaccionaran y pude al fin moverlos y llegar hasta la cocina y hacerme un café para reconfortar si no mi cuerpo, si mi espíritu, pues no hay nada mejor para mí que una buena y humeante taza de café recién hecho para empezar el día... (solo que eran ya las 11 h. de la mañana... pero bueno)



La verdad es que esta lluvia incesante me está matando poco a poco y minando mis ganas de reír y divertirme... Pero no lo voy a consentir. Hoy es Nochebuena y este SPP puñetero no me la va a amargar. En cuanto me duche, me pondré un parche de morfina (con el agua caliente se despega) y me tomaré una pastilla para potenciar su efecto. O sea, que me endrogaré bien endrogá, me acicalaré y me pondré las pinturas de guerra... Y en menos que canta un gallo estaré lista para aguantar lo que me echen. Lo malo es que mañana no habrá quien me mire a la cara por miedo a que le suelte un gruñido. Más que nada, porque mi cuerpo se resentirá y no habrá quien lo toque o intente mover... Pero bueno, volveré a hacer lo mismo que hoy y que pasado mañana... Y cuando pasen estos días no me moveré de la cama para poder llegar bien a la noche de Fin de Año y Reyes. Y una vez pasados éstos, volveré a dejar que mi cuerpo se rebele y lo inhunde el dolor, pero mientras, lo mantendré alejado de mí todo lo que pueda, pues a pesar de lo que digan los agoreros y demás personas por el estilo... ¡ME ENCANTA LA NAVIDAD!

"Ande, ande, ande, la marimorena, ande, ande, ande, que es la Noche Buena..." A cantar y ¡A disfrutar! que son dos días y estamos aquí de paso.

Mil besitos de chocolate con todo mi cariño, y lo dicho: ¡FELIZ NAVIDAD!


Con cariño de vuestra amiga,

Leonor