SPP

Este blog es mi experiencia personal al convivir día a día con esta enfermedad: El Síndrome Post Polio (SPP)
Una enfermedad sin pies ni cabeza que trae locos a los médicos y sobre todo, a nosotros, que somos los que la padecemos, y que hasta que no nos "etiquetan" nos tratan de locos porque según ellos todo es psicológico y cosas de la edad....
Mi intención con estos escritos es describir cómo me siento, y sobre todo, saber cómo la viven y sienten los demás... Por eso os pediría que me dejéis comentarios diciéndome cómo os sentís vosotros... Cómo lo vivís... Muchas gracias.

domingo, 8 de noviembre de 2009

PASÓ UNA SEMANA Y SIGO IGUAL...


Hoy hace justo una semana que estoy en cama sin poder sentarme y apenas moverme.

Mi cadera protesta cada vez que me doy la vuelta o intento incorporarme para comer o beber, pues me es imposible sentarme. En un principio creí que se me había roto, así, sin más, pero como puedo ponerme en pie, tuve que descartar esa teoría. Aunque el dolor el primer día era tan grande, que realmente lo parecía.

Después creí que tendría lumbago porque el dolor se expandió por toda la cintura y riñones... Pero también lo descarté porque al día siguiente lo único que seguía doliendo era la maldita cadera. ¿Qué es lo que hay en ella? No lo sé. Puede que tenga algún pinzamiento porque el dolor baja por mi pierna y solo la puedo tener estirada, o puede que realmente esté a punto de romperse. O simplemente, pueden ser manías mías para no moverme de la cama y vivir al estilo "Cleopatra"

Sea lo que sea, ya me tiene harta. Estar todo el día entre estas cuatro paredes acaba con los nervios del más pintado. Menos mal que tengo el alivio del teléfono y mi portátil, que aunque sea difícil escribir tumbada, he cogido tanta práctica que ya hasta me gusta y todo.

Os preguntaréis por qué no me voy de urgencias a que me miren y salgo de dudas... Muy sencillo, porque no me hacen ni caso. No veo sentido a estar 4 ó 5 horas de cola para que acaben diciéndome que tome anti inflamatorios y haga reposo. Eso, ya lo sé hacer yo solita. Y respecto a dejarme hacer una radiografía... ¡Ni hablar! La última vez que me pasó algo así, cuando fui al radiólogo ya estaba bien, pero fue tan bruto cogiendo mi pierna (por más que me quejaba y le pedía que tuviese cuidado porque me la podía romper) que salí de allí blanca como el papel, mareada del dolor y estuve 10 días en cama sin poder moverme. Y todo por una simple radiografía de cadera.

Pero menos mal que mi organismo es una joya y cuando peor estoy más me da por dormir, así al menos no me desespero tanto, pues las horas se hacen larguísimas cuando no tienes nada que hacer ¿Nada? tal vez no sea del todo cierto, pues si uno quiere siempre encuentra algo, pero cuando tu cuerpo duele horrores no te puedes concentrar y pierdes el interés por todo. Tan solo puedes llorar... Llorar y drogarte para dormir y no pensar.


Un abrazo suavecito,